sábado, 15 de mayo de 2021

Leyendas de Erodhar Libro primero - La Vara de Argoroth



Los vientos de guerra asolan Erodhar una vez más y amenazan con arrasar todo. La aniquilación desciende sobre Erodhar igual que el hacha del verdugo sobre el cuello de su víctima. El destino de hombres, elfos, orcos y enanos pende de un hilo.

Traición y lealtad, compasión y crueldad, amor y odio, poder y sed de venganza… Erodhar no necesita más héroes de leyenda, necesita guerreros y guerreras dispuestos a sacrificarlo todo y combatir hasta el final contra el mal que surge de los rincones más sombríos y aterradores de Erodhar. Deléitate con esta aventura de fantasía épica medieval donde un grupo de personajes de lo más variopinto tendrá que emprender un viaje repleto de monstruos, magia y peligros. Leyendas de Erodhar. La Vara de Argoroth.

👑Gratis en Amazon KindleUnlimited👑

👑Si quieres el libro en papel lo puedes adquirir aquí👑




Sinopsis
Valanor, un oscuro y malévolo brujo, trata de invocar y someter a un demonio ancestral, pero libera un terrible mal que llevaba eones dormido. Los muertos se alzan de sus tumbas y amenazan con destruir Erodhar. Valiant, un guerrero semielfo que posee la legendaria espada mágica de Thorwyn, descubre de manera casual los tejemanejes de una sádica secta: el Culto Oscuro. Por caprichos del destino acaba uniéndose al ejército del príncipe Varian que, joven e inexperto, se encuentra superado por la situación política. Su padre, el rey Arnthor IV, agoniza mientras la guerra contra los orcos de Khoradmar está a punto de comenzar.

Una bella elfa, un aprendiz de mago, una intrépida serafín, un salaz caballero y un irónico enano serán algunos de los personajes que acompañarán a Valiant en las diferentes misiones que les encargue Varian con el objetivo de preservar la paz e intentar frenar el avance del Culto Oscuro. Su enigmático y poderoso líder, Wegenald, ansía hacerse con un antiguo artefacto de magia tenebrosa para poner en marcha sus perversos planes…

«La muerte paga la vida y la vida paga la muerte».
Lema Oscuro


👑Gratis en Amazon KindleUnlimited👑

👑Si quieres el libro en papel lo puedes adquirir aquí👑


Arte de Erodhar

Los Centinelas de Erlendur

    Cuenta la leyenda que eran seres gigantescos de piedra, guardianes del Gran Bosque de Erlendur y protectores de todas las criaturas que habitaban en su interior. Habían sido creados por los altos elfos de Tylis, quienes habían utilizado sus conocimientos de la magia arcana para insuflarles vida. Un regalo divino.
    Durante siglos, los centinelas cumplieron su misión. La paz y la armonía reinaban en todo el norte de las Tierras del Amanecer. El mal no tenía cabida en el bosque. La vida era sagrada en su interior. Los hijos e hijas de la naturaleza servían a su madre con devoción, respetaban su magnificencia y la adoraban con fervor. Pero conforme se consumían las edades, la magia de los altos elfos se debilitó, el gran Imperio de Tylis se empezó a desmoronar y rumores sobre una profecía que auguraba la llegada de un cataclismo circulaban por doquier. Decían que esa terrible maldición, fruto de la codicia de los altos elfos, arrasaría las Tierras del Amanecer.
    Se avecinaban vientos de cambio, aunque muy pocos estaban dispuestos a aceptar la realidad. Y mientras tanto las antiguas ciudades desaparecían una tras otra bajo el humo de la guerra, dejando solo ruinas y desolación, ecos de una belleza perdida para siempre y condenada a ser olvidada. Las sombras crecían, se extendían sin pudor. Thaldorim lloraba lágrimas de sangre. La sangre de los elfos de la Gran Tylis.
    Y la profecía se cumplió, palabra a palabra. La furia del mar, la rabia de la tierra y la ira del cielo se desataron al unísono sobre las tierras orientales del continente de Thaldorim. Del este al oeste y del sur al norte, el cataclismo cambió la geografía y aniquiló millares y millares de vidas. Sin embargo, cuando aquella fuerza destructiva llegó al bosque de Erlendur, no pudo continuar. Los centinelas se habían posicionado a lo largo de la frontera con los brazos derechos extendidos y las palmas posicionadas hacia arriba. Llamas rojas y doradas brotaban de ellas, vestigios de una magia ancestral. Así formaron una barrera protectora que logró detener el cataclismo, lo diluyó como cenizas en el viento.
    Y después del caos, volvió la paz. Pero los centinelas ya no se movían. Su vitalidad, el regalo de los altos elfos, se había consumido para siempre. Se alzaban rígidos como estatuas. Las gigantescas llamaradas que aún brotaban de sus manos quedaron como prueba de su enorme sacrificio.
    En el presente, ni rastro queda ya del idílico Bosque de Erlendur. El Bosque Sombrío lo llaman, un lugar infestado de todo tipo de males y monstruos. Las gigantescas arañas de los elfos oscuros lo emponzoñan todo con su veneno y sus redes. Mas los centinelas siguen vigilantes en sus puestos, las llamaradas arden sin cesar. A su modo, aún protegen las tierras de sus antepasados.



Elhendor

«El destino es el invento de aquellos incapaces de responsabilizarse de sus actos. Cada persona forja su camino día a día».
Elhendor

Laurelinad el aprendiz de mago

Fragmento del libro

[...] Todo pasó muy deprisa. A la orden de su capitán, ballesteros y arqueros dispararon al tiempo que otros soldados tiraban sus lanzas. Valiant no pudo hacer nada salvo observar el vuelo de los proyectiles con el corazón encogido de miedo. Laurelinad alzó su vara, que emitió un resplandor carmesí, y un escudo de energía apareció alrededor del grupo; una cúpula añil que resistió el choque de flechas y picas, convirtiéndolas en astillas. De no ser por la intervención milagrosa del aprendiz de mago, habrían muerto todos acribillados.
 —¡Malditos bastardos! —gritó Trianna enfurecida—. ¡Cobardes! ¡Valéis menos que una cagarruta de cabra!
   Desde el interior de la cúpula, Galadoriel y Elhendor dirigieron sus arcos hacia las atalayas y dispararon. Sus flechas no hallaron resistencia, atravesaron la barrera protectora y abatieron a los dos centinelas, que se precipitaron al suelo nevado.
   Los enemigos miraban atónitos la cúpula, no sabían cómo actuar.
   —¡Idiotas! ¡¿Qué hacéis?! —bramó enfurecido el comandante Arturo—. ¡Volved a disparar!
   Una segunda tanda rebotó en el escudo mágico, que perdió un poco de brillo.
  —¡Otra vez! ¡Fuego a discreción! ¡Disparad hasta que se desvanezca!
   Descarga tras descarga, las saetas explotaban en mil pedazos. Elhendor y Galadoriel respondían con disparos certeros que mataban a los enemigos de dos en dos, pero eran demasiados y la cúpula perdía color por momentos, volviéndose cada vez más trasparente.
   —No aguantará mucho más —musitó Valiant preocupado, viendo el rostro crispado y empapado en sudor del joven mago. El gran esfuerzo que requería mantener el hechizo le estaba pasando factura.
  Una flecha encontró un agujero y pasó rozando el hombro de Nimue. La serafín alzó la espada y se agachó.
   —No podemos permanecer aquí, ¡hay que hacer algo!
  —Pues luchemos —gruñó Galathor, enarbolando su martillo con ambas manos—. Enviemos al infierno a tantos como podamos.
   Sir William alzó su espada y gritó:
   —¡Todos a mí! ¡Preparaos para cargar!
 Formaron una fila a toda prisa, dejando al caballero en el centro.
  —¡Esperad! —exclamó Laurelinad. Sus ojos se habían encendido, emitían un extraño fulgor dorado. Apretando los dientes, pronunció unas palabras inaudibles y la barrera mágica se convirtió en un remolino de fuego. Los adversarios se sobresaltaron y retrocedieron asustados ante aquel espectáculo lumínico.
 —¡No paréis ahora! ¡Seguid disparando, mendrugos! —chilló Arturo—. ¡Matad al maldito mago!
   Mientras el enemigo cargaba arcos y ballestas, Laurelinad emitió un gritó de rabia y, con un último esfuerzo, proyectó el anillo de fuego, que barrió el campamento en todas las direcciones como si se tratase de la onda expansiva provocada por el choque de un meteorito. Decenas de soldados fueron quemados vivos, sus aullidos de dolor y desesperación resonaron más allá de la empalizada.
   Tras el caos, un silencio desgarrador se adueñó del campamento. Casi todas las tiendas de campaña se habían convertido en hogueras y la tierra negra estaba salpicada de cadáveres calcinados. [...]

Galathor

«Galathor, amigo mío, si dejo al orco en tus manos morirá antes de que nos cuente algo útil».
Sir William Nomenglaus

Fragmento del libro

[...] Todos los orcos yacían muertos o sometidos por los soldados de Will, pero el caudillo seguía resistiendo. Aunque rodeado y herido, enarbolaba su mandoble junto al espantapájaros y lanzaba espadazos contra cualquiera que intentara acercarse a él.
  —¡Apartaos, cobardes! ¡Dejádmelo a mí!
  Un enano de larga barba nívea se abrió paso entre los guerreros. Aunque el orco descargó un potente tajo en vertical que lo habría partido por la mitad, lo esquivó sin dificultad y le atizó un golpe en un lado de la cara con el mango de su martillo de guerra. Después lo derribó, colocó bocabajo e inmovilizó contra el suelo.
  —¡Ja! ¡Lo tengo dominado! —exclamó entre risas—. ¡Traed los malditos grilletes!
   Los soldados se apresuraron a llenar al orco de cadenas.
   —Llamadme si intenta escapar, regaré la tierra con sus sesos —amenazó el enano con su voz grave, al tiempo que tres guardias levantaban al caudillo y se lo llevaban a rastras. Sus ojos se fijaron en William y añadió mientras caminaba a su encuentro—: Ese salvaje podría proporcionarnos información sobre los planes del enemigo…
  El caballero asintió.
 —Le interrogaremos en cuanto regresemos a Puerto Valor.
   —Quiero encargarme personalmente.
   William soltó una carcajada.
  —Galathor, amigo mío, si dejo al orco en tus manos morirá antes de que nos cuente algo útil.
  Lejos de ofenderse, el enano también se carcajeó. Llevaba el pelo trenzado recogido en una cola de caballo y las sienes rapadas, quedando a la vista un tatuaje rojo fuego; símbolos rúnicos de Modgard.
   —¿Qué puedo decir? —Abrió los brazos a los lados—. Cada uno tiene sus métodos. [...]

Trianna y Nimue

Fragmento del libro

[...] Comieron entre risas hasta que el tema de conversación se desvió hacia la guerra en ciernes. Lumiere compartió con los demás la historia de Dario Connrad sobre la emboscada.
   —No sé cómo habrá ocurrido, pero las cosas han de estar muy negras en la frontera si todo un batallón de orcos se ha adentrado tanto en nuestro territorio —comentó Reynaldo.
   El general Lumiere asintió pensativo.
   —A mí me preocupa más que los orcos reúnan y organicen un gran ejército —intervino Elhendor, que había terminado de comer y bebía vino semitumbado en una pose más propia de una dama—. Mientras ataquen en grupos pequeños podemos rechazarlos.
  —Tal vez pretendan distraernos con estas incursiones mientras su ejército se acerca —opinó Nimue.
   Galadoriel suspiró.
  —Se trate de una estrategia o no —le dio un trocito de carne chamuscada a Fenja, que descansaba sobre su hombro—, me temo que nos espera una guerra de desgaste.
  —Ojalá te equivoques, son las más duraderas, sangrientas y aburridas —gruñó Barn—. Prefiero una buena batalla campal donde se decida todo. —Chocó el puño contra la palma.
   —El príncipe Varian ha tomado precauciones —aseveró Lumiere—. Ha dividido nuestras tropas de tal modo que podamos defender todos los puntos de la frontera. Si los orcos traen un gran ejército, podremos reunirnos y rechazarlo.
   —En mi opinión, la división del ejército es una mala idea —soltó Trianna.
  El general miró a su hija de reojo. Sentada al lado, ella también había terminado de cenar y pasaba una piedra de afilar por la hoja ancha como la palma de su espadón del tipo montante. Valiant se impresionó cuando la vio desenfundar aquella monstruosidad de acero por primera vez y se preguntó cómo demonios podía levantarla con tanta facilidad.
   —¿Y eso por qué? —inquirió el general con voz grave.
  —Porque no deberíamos aguardar a que los orcos den el primer paso. —Encogió los hombros—. Sería mucho más sensato adelantarnos a sus movimientos e invadirlos. Obligarlos a retroceder hacia las profundidades de su árido reino.
  Algunos, Barn entre ellos, se mostraron de acuerdo y así lo expresaron. A Lumiere no le gustaron los comentarios.
  —El príncipe Varian nos ha traído muchas victorias —los acalló con un tono más brusco de lo normal—. Debemos confiar en su buen juicio y seguir sus órdenes.
     —¿Incluso si se trata de un error?
    Trianna interrumpió su faena y miró a su padre a los ojos, desafiante. Valiant observó lo mucho que se parecían. Además de la constitución física y los ojos grandes color pardo, había heredado su carácter.
  Visiblemente molesto, Lumiere abrió los labios para replicar, pero Nimue se adelantó:
  —Nuestro ejército no es muy numeroso, Trianna, adentrarnos en el mar de arena sería un suicidio.
   La guerrera torció el gesto.
   —Otro gallo cantaría si Su Majestad trajera más hombres de la capital. —Parecía dispuesta a defender su opinión hasta el final—. La Corona tenía un ejército de veinte mil hombres en Baluarte del Rey; sin embargo, el príncipe solo ha traído quinientos caballeros, cuatro mil lanceros y dos mil quinientos arqueros. Con los otros trece mil habríamos combatido al enemigo desde hace semanas en lugar de cabalgar por ahí, intentando reclutar soldados.
 —¡Es suficiente, Trianna! —ladró Lumiere furioso—. Conoces muy bien la situación. El sur está en pie de guerra, sí, pero en el resto del reino también hay tensión. Los nobles están más agitados que nunca desde la enfermedad del rey. Si el príncipe no ha traído más hombres es porque tiene muy buenas razones.
  La dureza de su tono daba el tema por zanjado, nadie más se atrevió a intervenir. Valiant vio cómo Trianna se mordía la lengua y volvía a centrarse en afilar su mandoble. [...]

Wegenald, discípulo de Valanor el Nigromante

    Poco o nada se sabe sobre este misterioso y malvado personaje que se encuentra detrás del resurgimiento del Culto Oscuro, un cáncer erradicado del mundo muchos siglos atrás. Algunos rumores indican que nació en el reino de Erlendur, en el seno de una familia de nobles llamada: los Eradnarr.
    Sus miembros están emparentados con los elfos renegados (también conocidos como elfos oscuros) y son famosos en el este de Thaldorim por ser grandes conspiradores y maestros en el arte del engaño. Valiéndose de anagramas y códigos secretos, ocultaban sus verdaderas identidades para ocupar altos cargos y posiciones importantes en la Corona. Se cuenta que están detrás de unas cuarenta rebeliones, de las cuales más de la mitad han desencadenado en una usurpación del trono de Erlendur. La más importante tuvo lugar en el año 1348 de la Tercera Edad, cuando, nada más y nada menos que sesenta y tres miembros de los Eradnarr ocupaban cargos importantes en el concejo privado y en la guardia del rey Eleriar, ocultos bajo identidades falsas. Ese año cayó la dinastía de los Forsjör, que llevaban más de un siglo gobernando. El trono de Erlendur fue ocupado por la casa Arrendar, que ha permanecido en el poder desde entonces. Lo interesante es que ese nombre es un anagrama, ya que, al ordenar las letras, Arrendar se convierte en Eradnarr.
    De ser ciertos los rumores de que Wegenald pertenece a esta misteriosa y espeluznante familia, explicaría por qué no hay apenas información sobre su pasado.
    Otras versiones indican que era un joven talentoso en las artes de la magia, hasta que el destino quiso que conociera a Valanor el Nigromante, el brujo responsable de la mayor calamidad que azotó el norte de Thaldorim en los últimos mil quinientos años: la Guerra de los Titanes. Como aprendiz de Valanor, Wegenald aprendió los secretos más terribles y mejor guardados de la magia. Además, según cuentan, el Nigromante le transmitió su obsesión por encontrar la Vara de Argoroth y los cuatro tomos que escribió el mítico hechicero tenebroso, donde ha dejado constancia de todos sus conocimientos.

Fragmentos del libro

[...] Una sensación placentera se fue apoderando de él. Sentía su cuerpo lleno de energía. Los brazos se balanceaban al son de sus zancadas por un corredor débilmente iluminado.
      La antiquísima madera del suelo crujió y se vio obligado a contener su ímpetu para no revelar su presencia. Comenzó a deslizarse con sigilo, como una serpiente a punto de abalanzarse sobre su presa. El pasillo terminaba en una pared, pero antes había un montón de puertas de madera a los lados. En las cuatro primeras solo encontró salas vacías. Aun así, no se perturbó. Su objetivo estaba en algún lugar cercano, lo percibía.
   «Detrás de la próxima puerta», se repetía mientras se dirigía a la siguiente.
   Una a una, echó un vistazo en todas las estancias, con el mismo resultado decepcionante. Le entraron dudas.
      —¿Es posible que me engañaran? ¡¿Acaso han sido tan estúpidos como para engañarme?! —murmuró irritado, con una voz que no le pertenecía.
      Un leve sonido procedente de algún lugar de la casa captó su atención. Miró en derredor conteniendo la respiración, pero no se repitió.
   A punto de marcharse, la vio al fondo del corredor: una puerta de madera, idéntica a las demás, donde antes había solo una pared. Se dirigió hacia ella preguntándose cómo la había podido pasar por alto. La respuesta fue obvia al notar el aire diferente, cargado de una energía fuera de lo común.
    «Es magia», pensó sonriente. Eso lo explicaba todo. La magia era capaz de cosas inimaginables, lo sabía mejor que nadie. Ocultar puertas no estaba al alcance de cualquiera, pero… él debería haberlo notado. ¿Acaso la magia no era su mayor aliada?
     —También puede ser la aliada de mis enemigos —se recordó.
     Agarró el pomo oxidado, apretó con fuerza y lo giró. La puerta se abrió con un largo chirrido y todo se aceleró. Una silueta se movía entre las sombras que proyectaban grandes estantes cargados de telarañas y libros antiquísimos. Pronunció las palabras antes de que se alejara y la atrapó con facilidad. Pero algo extraño pasó cuando un contrahechizo le tomó por sorpresa. Notó una presencia que intentaba penetrar en su mente. Acometía de manera violenta contra los escudos que invocaba para ocultar sus mayores secretos.
    —No soy fácil de someter… —murmuró con cierto esfuerzo—. Por tu bien, es mejor que desistas…
    Pero ese malnacido ignoró su consejo y usó el hechizo del control mental con más ahínco. Su cabeza comenzó a dar vueltas, como si se moviera en círculos a gran velocidad. Cada vez le costaba más frenar la conciencia del otro, impedir que se apoderara de él.
     Comprendió que era una batalla inútil, que solo servía para debilitarlo. La única forma de defenderse era contraatacando del mismo modo.
   Así lo hizo. Murmuró el conjuro y los roles cambiaron al instante, era su consciencia la que luchaba para penetrar en la del hombre cuya silueta apenas vislumbraba en medio de la oscuridad.
     —No te resistas, no estás a mi altura…
  De nuevo, hizo oídos sordos. Aquello lo enfureció, odiaba que no le obedecieran.
  —Ahora verás… A diferencia de ti, mago mediocre, yo soy capaz de emplear varios hechizos a la vez.
    La llama prendió en su mano, viva y letal. Su luz azul iluminó la cara del anciano cuando la proyectó contra él. Sus alaridos retumbaron en la estancia al tiempo que la resistencia desaparecía y se apoderaba de su mente. Entonces la imagen cambió ante sus ojos. Se veía a sí mismo desde el suelo, distorsionado por las llamaradas y el humo que rodeaba su cuerpo. Pese a que no era su propia carne la que se calcinaba, notaba un dolor terrible. Sintió mucho miedo y una idea ajena sobre la muerte se empezó a repetir en su mente, como un eco lejano.
  —Sí, vas a morir —se regocijó ante sus pensamientos—, pero antes me quedaré con tus secretos. ¡Muéstrame a Tyraen! ¡Revélame dónde se oculta tu hermano!
     El tormento se volvió insoportable y... [...]

Valiant Wedford

    Nació a principios del verano del año 1432 de la Tercera Edad, en la ciudad de Haddaras. Es el hijo de un alderino llamado Wendell Wedford y una cazadora elfa de la casa Reiryn. A pesar de ser un semi-elfo, no posee ninguna característica física que le relacione con los tyr´anar. Su aspecto es el de un hombre del sur, de tez ligeramente morena, cabello castaño oscuro y estatura alta (1.90 m aprox.).
    En el hombro derecho posee una marca de nacimiento que tiene la forma de un fénix rojizo con las alas extendidas a los lados. Aquello le ha intrigado desde siempre, ya que parece un tatuaje bastante elaborado, pero no hay ni rastro de tinta bajo la piel. Su padre le comentó en cierta ocasión que algunas personas nacían con ese tipo de estigmas y era responsabilidad de cada uno averiguar su significado y propósito porque, a menudo, profetizaban su destino.
    Su infancia y parte de su adolescencia la pasó en Haddaras. Su padre era un soldado que se ganaba la vida como cazador, así que le enseñó desde pequeño a empuñar la espada. A los diecisiete años se vio obligado a abandonar las tierras de su madre para marcharse a vivir en la ciudad alderina de Gromhildar, donde Wendell había encontrado un empleo estable como espada a sueldo para el rico, famoso mercader y respetado maestro de justa: Edwin Stockdale. Pese a echar de menos el lugar donde nació, Valiant se acomodó a la vida de la urbe y no tardó en hacer algunos amigos. Por desgracia, su padre fracasó en uno de sus trabajos, provocando que Stockdale perdiera una gran cantidad de mercancía y, por consiguiente, de oro. Con el fin de conseguir el dinero que debía al maestro de justas, Wendell se vio obligado a alistarse en el ejército de Aldaeron y luchar en la guerra contra los orcos de Khoradmar.
    Valiant, entre tanto, permaneció con Edwin como garantía de que Wendell regresaría con el oro. Bajo su tutelaje perfeccionó sus habilidades con la espada y aprendió a empuñar un arma nueva: la lanza de justa. Cuando su padre falleció en la guerra, antes de poder reunir todo el dinero que debía, Valiant heredó la deuda y empezó a participar en diversos torneos de justa para saldarla y recuperar su libertad.
    Con el paso del tiempo adquirió cierta fama. Su mayor logro fue haber ganado el torneo de Andorath, celebrado en el verano del año 1456, en honor al cumpleaños del príncipe Varian Nomenglaus.

Galadoriel

   Es una elfa del bosque, hija del caballero Elthorn, de la casa Esscara, y lady Lodriel, de la prestigiosa casa Galad Itriel —la más antigua del Consejo del Árbol Sagrado—, de cuyos miembros se dice que descienden de los antiguos tylisios.
    Nació a mediados de la primavera del año 1431 de la Tercera Edad y es la menor de cuatro hermanos: Italnar, Elae y Eüwriel. Pasó su juventud en Haddaras, donde conoció a Valiant. Es una cazadora y rastreadora nata, posee una gran afinidad con los animales —algunos dirían que casi mágica— y conoce los bosques mejor que nadie, lo que la convierte en una gran exploradora. A los diecinueve años, su madre quiso casarla con un respetado y rico caballero de la Guardia del Árbol Sagrado, pero ella se negó y, al intentar obligarla, decidió marcharse de Haddaras en busca de aventuras.
    Se estableció durante algunos meses en la ciudad de Therrodar. Participó en varios conflictos contra las dríades de Zagrakkar como arquera y se hizo famosa entre los soldados del alto señor Eliar. En un viaje al Bosque de Fargir, fue herida en una emboscada y capturada por la Hermandad del Sable, un grupo de mercenarios y salteadores elfos. Estuvo varias semanas en cautividad, hasta que fue rescatada por el caballero elfo de la Guardia de Honor, Elhendor, y por la guerrera de los Hermanos del Hacha, Trianna, con quienes entabló amistad. Gracias a ellos se unió al ejército de la corona de Aldaeron para servir como exploradora.
    En el año 1452 de la Tercera Edad le compró a un mercader de Hamath a la dracofénix Fenja, un hermoso pájaro de plumaje llameante procedente de las Islas Esmeralda, que a partir de entonces se convirtió en su fiel compañera de aventuras.

Thaldorim

Norgherland

Tierras del Amanecer

👑Gratis en Amazon KindleUnlimited👑

👑Si quieres el libro en papel lo puedes adquirir aquí👑


3 comentarios:

  1. Buenas, me ha encantado el post.
    Me ha echo recordar muchos momentos del libro, cuando lo leí hace ya dos años
    Te felicito por el mundo creado, y estoy deseando que salgan más novelas y volver a leer a los personajes
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alex. Muchas gracias a ti, da una alegría enorme recibir comentarios como el tuyo. Deseando que puedas volver muy pronto a Erodhar (y trabajando muy duro en ello) para disfrutar de nuevas aventuras.

      Eliminar
  2. Betting is done by placing chip/s on an area of the table grid. In the United States, the French double zero wheel made its method up the Mississippi from New Orleans, after which westward. This ultimately developed into the American-style roulette recreation. The American recreation was developed in the playing dens across the brand new} territories the place makeshift video games had been arrange, whereas the French recreation developed with fashion and leisure in Monte Carlo. In the nineteenth century, roulette spread throughout Europe and the US, turning into one of the most 카지노사이트 well-known and hottest on line casino video games.

    ResponderEliminar